Los inversores apuestan por el oro tras un posible riesgo de inflación en 2018